Casas prefabricadas de madera

Las antiguas casas de madera contrachapada han quedado en el pasado y son ahora las casas prefabricadas de madera maciza y otros modelos los que están ganando terreno en un mercado que demanda nuevos tipos de vivienda sostenibles y eficientes, pero a la vez con precios más asequibles, adaptados a cualquier bolsillo.

Los sistemas de instalación de este tipo de casas se pueden hacer por kit de montaje o por módulos y son rápidas y de fácil instalación en el terreno preparado para su ubicación. La mayoría de las empresas ofrecen el transporte de los materiales en el precio de venta de la vivienda, y ofrecen la posibilidad del montaje ‘in situ’.

Pero también existe la posibilidad de que los propios propietarios decidan montar ellos mismos el kit de láminas de madera, y se puedan ahorrar este coste. “Las casas van sin montar. Pero las casas en kit vienen con los planos e instrucciones necesarios para encajar las lamas de madera gruesa una con otras. En 24-48 horas puedes tener montada una casa de 50m2”

Para cualquier tipo de vivienda prefabricada, ya sea de madera o no, hace falta tener preparado el terreno para poder instalar la vivienda. Generalmente, si se montan sobre césped o tierra se aconseja una solera de hormigón, aunque también existe la opción de colocar la caseta sobre rastreles lineales, sobre una superficie ya nivelada. En ambos casos se consigue elevar unos centímetros las paredes y suelos de la propia vivienda para evitar el contacto directo con la humedad del suelo.

Por su parte las viviendas modulares se construyen en fábrica bajo demanda y necesitan de entre 90 días y 120 días para su montaje. La casa modular es transportada en piezas, se descargan con grúa en su emplazamiento. Están listas para la conexión de suministros en pocas horas. Además, tienen la ventaja de ser fácilmente transportables para realizar cambios de ubicación con un coste reducido.

“Las construcciones modulares de madera son una apuesta segura cuando hablamos de ahorro y eficiencia energética ya que el material con el que están construidas ejerce una función muy importante a través de la conservación del calor. La madera debe ser natural y jamás debe tratarse con productos químicos”, aclaran desde la empresa Casas.

La reducción de los plazos de construcción a un precio cerrado, sin generar residuos en la ubicación definitiva, y que permite conseguir un buen térmico y acústico son las principales ventajas de las viviendas prefabricadas de madera.

Otro tema para tener en cuenta es la finalidad que se le vaya a dar a estas casas. Cuando uno se compra un terreno rural debe tener claro si puede levantar una edificación en él. Por lo general, estas construcciones prefabricadas sirven con segunda residencia o vivienda vacacional en terrenos rurales, por lo que la mayoría de ellos no necesitan de un proyecto de arquitectura para pasar el preceptivo Código Técnico de Edificación (CTE) de obligado cumplimiento para conseguir el visto bueno de la edificación en el ayuntamiento de turno.

Aún así las viviendas modulares, sobre todo, y las viviendas en kit de mayor tamaño si que deben contar con el CTE, ya que la mayoría son utilizadas como la residencia habitual. “No hay normativa nacional, depende de la normativa autonómica o local de cada ayuntamiento. Algunos son más estrictos en materia de edificación que otros”

“Si el terreno es rústico, deberá de tener al menos 10.000m2 para poder pedir licencia”

Esto supone un incremento en el coste final de la vivienda, al tener que contar con un proyecto de arquitectura de por medio, y pasar los trámites burocráticos del ayuntamiento y la comunidad autónoma.

 

Total Page Visits: 588 - Today Page Visits: 2

También te podría gustar...

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat