El volumen de inversión inmobiliaria en España durante abril y junio (que incluye gran parte del periodo de estado de alarma) ha sido de 1.060 millones de euros, un 65% menos que hace un año, según cifras de BNP Paribas Real Estate. Sólo tres operaciones han supuesto prácticamente la mitad de la inversión total durante el segundo trimestre del año. Logística y vivienda en alquiler han sido los activos más deseados del confinamiento.

Las tres grandes operaciones del trimestre han sido: la compra de una cartera de 36 supermercados por parte de LCN Capital a Mercadona, una operación que adelantó en exclusiva idealista/news; la compra de 919 viviendas por parte de AXA IM a la promotora Tectum, y la adquisición de un complejo de oficinas por parte de DWS en Barcelona, otra operación que contó idealista/news en exclusiva.

El covid-19 ha sido el responsable de este descalabro en la inversión inmobiliaria durante el segundo trimestre del año, tras haber arrancado 220 con buen pie. Durante los primeros seis meses del año la inversión se ha situado en 4.187 millones de euros, un 23% menos que hace un año. desde BNP Paribas Real Estate aseguran que sin el volumen del mercado residencial en alquiler, el total de inversión baja a los 3.432 millones de euros en activos comerciales, lo que supone un descenso interanual del 29%.

Analizando el tipo de activo que más ha interesado a los inversores, destacan el logístico. El Covid-19 y el boom del comercio electrónico han convertido el sector logístico en uno de los más dinámicos junto con el sector residencial en alquiler. El volumen de inversión registrado en el mercado logístico en el segundo trimestre del año se sitúa en 279 millones de euros y mantiene la percepción de activo seguro, estable y atractivo. Operaciones como la compra de superficie logística en Illescas por parte de Nuveen Real Estate, o la adquisición de la sede de Airbus en el Corredor de Henares por parte de Hines, han hecho que el volumen de inversión en activos logísticos hasta el 1 de julio de 2020 alcance los 438 millones, un 22% inferior al registrado en el mismo periodo de 2019. Teniendo en cuenta las operaciones previstas, el volumen de inversión anual se podría situar en torno a 1.000 millones de euros.

El sector residencial se perfila como uno de los impulsores de la recuperación. La inversión registrada en el segundo trimestre alcanza 255 millones de euros, lo que ha supuesto el 24% del total. La nueva tendencia del mercado Built to Rent está ganando protagonismo por ser un sector relativamente seguro y todavía con gran potencial.

En cambio, entre los activos más perjudicados por el covid-19 están el de oficinas. Este sector ha visto paralizada la inversión por el efecto directo del covid-19 sobre la concepción de la actividad laboral y el papel de las oficinas en este contexto. A pesar de este contexto los fondos de inversión mantienen su interés por España y disponen de capital para invertir a corto, medio plazo. Poco a poco se está viendo un repunte de la actividad, protagonizado por la adquisición de un proyecto de oficinas en el 22@ de Barcelona por parte de DWS. Además, hay operaciones de gran volumen en marcha.

El sector retail suma 228 millones contabilizados, el 88% de los cuales corresponde a la operación LCN Capital y Mercadona. Según BNP Paribas, este, siendo uno de los sectores más expuestos al coronavirus, estamos observando en España que la recuperación de la afluencia de público está mostrando mejor comportamiento que en otros países del entorno.

Otro de los sectores claramente afectados por la pandemia está siendo el mercado hotelero, debido al cierre de las fronteras y al confinamiento. La actividad inversora registrada en el último trimestre ha sido muy baja destacando la adquisición del hotel Himalaia por parte de la empresa hotelera de Leo Messi.

Total Page Visits: 757 - Today Page Visits: 2